De Guindos (BCE) cree que “no sería bueno para la economía” reducir la jornada laboral por ley

De Guindos (BCE) cree que “no sería bueno para la economía” reducir la jornada laboral por ley

La reducción de la jornada laboral a 37 horas y media que, actualmente, negocia el Gobierno con los agentes sociales suscita ciertas dudas al vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos. Preguntado por esta cuestión, ha valorado que “no sería bueno desde el punto de vista económico” ya que considera que no todas las empresas ni sectores podrían adaptarse, y aboga por dejarlo en manos de los agentes sociales.

“Pienso que no todas las empresas son iguales. En España hay mucha empresa pequeñita con uno o dos empleados”, ha razonado de Guindos en una entrevista en Radio Nacional de España para detallar que es una fórmula más fácil de trasladar a empresas grandes que a las de menor tamaño. “La fórmula que se tiene que aplicar tiene que ser a través de la negociación porque no todos los sectores son iguales, ni todas las empresas son iguales”.

Cuestionado seguidamente sobre si es a través de la legislación que se debe determinar la reducción de la jornada laboral, el vicepresidente del BCE ha indicado que “no sería bueno desde el punto de vista económico” y ha abogado por dejarlo a los interlocutores sociales y a “la situación específica de cada una de las empresas”.

En cuanto a la pérdida del poder adquisitivo de los hogares tras las presiones inflacionistas de los últimos años, de Guindos ha considerado que hay margen para subir los salarios. No obstante, el vicepresidente del BCE ha considerado necesario diferenciar según las empresas. “Nosotros opinamos que se ha perdido mucha capacidad adquisitiva”, ha asegurado, aunque también ha instado a aumentar la productividad.

Posible recesión “técnica”

A la vista de la presentación, durante el día de mañana, por parte de la oficina europea de estadística, Eurostat, de los últimos datos de evolución del PIB, el ex ministro de Economía español ha afirmado que la eurozona podría haber entrado en recesión técnica en el último tramo de 2023. No obstante, considera que no se trataría de una “recesión profunda” y ha minimizado la importancia de una diferencia e una décida entre contracción o estancamiento.

Se ha llevado a cabo un “proceso desinflacionista sin haber generado una recesión profunda, porque eso se puede descartar, y con un buen comportamiento del mercado laboral”, ha afirmado de Guindos. No obstante, ha reconocido que la caída en el crecimiento potencial de la eurozona a medio plazo se podría acabar trasladando a una menor capacidad de influencia en los asuntos globales. “Es uno de los problemas fundamentales”, ha afirmado.

En todo caso, el vicepresidente del BCE ha puesto de relieve la buena marcha de la economía española. Si bien reconoció que España tardó un poco más en recuperar el nivel previo a la pandemia “ahora va a crecer por encima de la media europea” y hay varias razones para ello: el consumo “se está comportando relativamente mejor” y “el empleo sigue creciendo mucho”.

En una comparativa entre los buenos datos de la economía estadounidense frente a la europea, de Guindos ha razonado que la política fiscal ha sido mucho más “expansiva”, incluso desde la época de Trump, y los mercados americanos, el laboral y de bienes y servicios funcionan bien: “tienen muchas menos restricciones”. En este contexto ha asegurado que la zona euro es mucho más “problemática” porque son veinte países y la toma de decisiones es más complicada. “La política económica en EEUU es más simple”, concluyó.

WhatsApp

TwitterTwitterLinkedin

BeloudBeloud

Te podría interesar