El Imperio contraataca: Disney confía en Taylor Swift, Fortnite y en un Netflix del deporte para dominar la galaxia audiovisual

El Imperio contraataca: Disney confía en Taylor Swift, Fortnite y en un Netflix del deporte para dominar la galaxia audiovisual

Tras la destrucción de la Estrella de la Muerte, la rebelión liderada por la princesa Leia creyó haber acabado con el Imperio Galáctico para siempre. Sin embargo, Darth Vader y el Emperador volvieron, y esta vez tenían un plan: atrapar a Luke Skywalker y reconstruir su poderosísima estación espacial. De la misma forma, Disney no ha sido derrotada pese a que en estos momentos la Fuerza no acompaña a la industria del streaming y del cine. La firma, en sus recientes resultados, mejoró sus beneficios, pero lo más importante es que enderezó el rumbo de la flota galáctica lo que indica que el retorno de Bob Iger le ha sentado bien al Imperio de Mickey Mouse, el cual tiene una nueva estrategia para dominar la galaxia audiovisual.

Alcanzar el Santo Grial del entretenimiento no es sencillo. Como Indiana Jones, Disney se someterá a pruebas que testarán su músculo creativo y estratégico. Así, el plan de la compañía pasa por reforzar sus prestaciones en el streaming y atraer al público en masa, tanto a pequeños como a mayores, tanto el presente como el futuro. Para ello, la matriz de Lucasfilm tiene previsto fortalecer su posición en el sector de los videojuegos y apostar por la retransmisión deportiva. Además, para apuntalar toda esta operación, a corto plazo la empresa seguirá manteniendo su estrategia audiovisual por las secuelas y los personajes ya presentados. Todo ello mientras pasa la tijera a los gastos: concretamente 7.500 millones de dólares. No hay duda de que Disney ha preparado con mimo su látigo y su sombrero para esta nueva aventura.

La casa de Mickey Mouse en Fortnite

Al igual que los Vengadores, Disney tiene claro que la unión hace la fuerza. Por ello, la productora de Los Increíbles ha optado por imitar en la sección de videojuegos la estrategia de alianzas aplicada en el streaming. La compañía de Mickey Mouse tiene previsto invertir 1.500 millones de dólares en una participación de Epic Games, compañía de videojuegos creadora de Fortnite. El objetivo es integrar el universo Disney en “el fenómeno cultural” de Fortnite, tal y como fue descrito por Iger, para que los usuarios puedan “jugar, ver, crear y comprar bienes digitales y físicos” relacionados con las historias y personajes de Walt Disney, Pixar, Marvel, Star Wars, Avatar, etc.

La firma creadora de Mulán tiene un notable currículum en este ámbito. El ‘Marvel’s Spider-Man’ de 2018 es el videojuego de superhéroes más vendido de la historia, y junto a su segunda parte lanzada el año pasado suman actualmente 50 millones de copias vendidas en todo el mundo. Sin embargo, para Bob Iger, el acuerdo con Epic constituye “la mayor entrada en el mundo de los videojuegos”, la cual permitirá acceder a las nuevas audiencias.

En este sentido, Iger señaló que, al volver, se reunió con los responsables de la división ‘Experiencias’ -la cual gestiona los parques temáticos, resorts y productos comerciales como videojuegos y juguetes-, quienes le mostraron una serie de tendencias demográficas. “Cuando vi el tiempo que la Generación Z, Alpha e incluso millenial empleaban en los videojuegos, fue muy sorprendente para mí: era igual que el que pasaban frente a la televisión y las películas. Y la conclusión a la que llegué fue que teníamos que estar ahí, y que teníamos que estar lo antes posible y de una manera convincente”.

La alianza de Disney y Fortnite comenzó hace siete años y ya han logrado importantes hitos. El evento online ‘Nexus War’ de Fornite congregó a más de 15,3 millones de jugadores en todo el mundo. Disney está utilizando Unreal Engine, el motor de los videojuegos de Epic Games, para otros productos con buenos resultados, como en ‘Kingdom Hearts 3’ y ‘Star Wars Jedi: Survivor’. También es utilizado por varias atracciones de los parques temáticos de Disney, como ‘Millenium Falcon: Smugglers Run’, en la cual los usuarios pueden pilotar la célebre nave espacial de Han Solo y Chewbacca.

Así las cosas, es probable que ambas compañías desarrollen una tienda online para vender ‘skins’ y misiones específicas de personajes de Disney para ser empleadas y jugadas en Fortnite. En este sentido, Epic Games oferta packs de este estilo que ascienden a los 18,49 euros. Además, en cadenas como Toys R Us se venden figuras de Fortnite por casi 45 euros la unidad. La fuerza comercial es muy intensa en estos elementos, y la matriz de Lucasfilm la ha percibido con intensidad.

Un ‘Netflix’ deportivo a ritmo de Taylor Swift: planes para el streaming

Para ser un buen capitán, Jack Sparrow necesita una Perla Negra en condiciones óptimas. En el caso de Bob Iger, el otrora hombre del tiempo cuenta con un navío espléndido, sin embargo, el mascarón de proa requiere cuidados especiales. Hablamos del streaming, formado principalmente por Disney + y ESPN +, el cual llegó a acumular pérdidas de 1.000 millones de dólares a principios de 2023. Sin embargo, la firma tomó medidas para reducir el gasto, disminuyéndolo hasta los 216 millones en el primer trimestre de su actual año fiscal. Esta mengua se enmarca en un programa de reducción de 5.500 millones de dólares en costes, el cual incluyó el despido de 7.000 empleados.

Así las cosas, la dueña de Marvel quiere seguir inyectando adamantium en Disney +. El próximo 15 de marzo, la plataforma estrenará en exclusiva ‘Taylor Swift: The Eras Tour (Taylor’s Version)‘, una versión de la película ‘Taylor Swift: The Eras Tour’ sobre la gira mundial de la artista norteamericana que comenzó en marzo de 2023. El coste de la elaboración del filme original osciló entre los 10 y los 20 millones de dólares, y cosechó, a nivel global, unos ingresos en taquilla cifrados en más de 260 millones. Ahora, Disney espera registrar su particular taquillazo estrenando una versión con cinco canciones nuevas de la artista estadounidense.

Con esta película, Disney confía en que la generación Z le proporcione el primer pelotazo ‘streaming’ del año: la mayoría de los fans de Taylor Swift, el 41%, tiene entre 18 y 24 años. La variable generacional es un elemento que Disney tiene muy en cuenta. No en vano, el año pasado Bluey fue la serie de dibujos animados para niños más vista por streaming en Estados Unidos.

Por otro lado, existen otros ejemplos que muestran cómo las garras de la plataforma streaming están ganando firmeza. El año pasado, seis de las diez películas más vistas en este formato en EEUU fueron de Disney: ‘Moana’, ‘Encanto’, ‘Elemental’, ‘Frozen’, ‘Black Panther: Wakanda Forever’ y ‘Avatar’: El sentido del agua. Las dominantes fueron ‘Moana’, con 11.600 millones de visualizaciones, y ‘Encanto’, con 9.700 millones, superando ambas al filme de Super Mario Bros, con 8.600 millones de visualizaciones a través de Netflix y Peacock.

Asimismo, la firma tiene previsto el lanzamiento de otras series como ‘Skeleton Crew‘, otra pieza más para la franquicia de Star Wars, protagonizada por Jude Law y creada por Lucasfilm; ‘Win or Lose’, producida por Pixar, y ‘Agatha‘, producida por Marvel Studios. Dinsey sigue así la ruta fijada por Iger, quien aseguró en una conference call celebrada el 7 de febrero, que, con relación a Disney +, la firma estaba “inclinándose un poco en las secuelas y en las franquicias“. A corto plazo, la compañía parece confiar en las líneas narrativas ya planteadas para impulsar su principal plataforma streaming, una estrategia que tiene como misión, entre otras, la de captar y fidelizar a las generaciones más jóvenes.

En esta estrategia, Pixar tiene un rol especial, ya que su target no sólo abarca a los más pequeños. También incluye a generaciones que crecieron con sus películas y que ahora ya son adultos. Esta es la razón por la cual el imperio de Mickey Mouse ha dado luz verde a ‘Win or Lose‘, un proyecto que fue cancelado inicialmente en julio de 2023. Los cortos de Pixar son un reclamo para las generaciones más nuevas y no tan nuevas.

Pero no todo es de color de rosa. La caída de visualizaciones tras el final de la pandemia obligó a firmas como Netflix y Amazon Prime a incrementar los precios, tendencia a la cual se ha sumado Disney. Disney ha comunicado a los usuarios de la versión Premium de Disney + un incremento de 30 euros en la suscripción anual, la cual pasará de 89,90 euros a 119,90 euros. Ello supone un aumento del 33% para estos perfiles, a través de los cuales se pueden ver las películas y series sin publicidad y con una calidad superior respecto a la modalidad estándar. En este sentido, la experiencia de Netflix parece haber convencido a Bob Iger, ya que el incremento de precios y el fin de la política de compartición de contraseñas, a medio plazo, han situado a la productora de la ‘Sociedad de la Nieve’ en lo más alto del trono del streaming.

Paralelamente, Disney también cuenta con atraer a un público más mayor para reforzar su sector streaming. La manera es apuntalar ESPN, el canal de deportes para el cual Iger buscaba un socio de categoría y con la entidad suficiente para crecer en volumen de usuarios. Y lo ha encontrado por partida doble. Fox, Warner Bros Discovery y ESPN, subsidiaria de Disney, han sellado una alianza para crear un servicio de retransmisión deportiva en streaming. Un auténtico Netflix del deporte, pero con sorpresa final. Cada compañía poseerá un tercio de la plataforma, la cual será lanzada el próximo otoño de 2024.

Este servicio tendrá un coste mensual de entre 45 y 50 dólares, y albergará importantes competiciones como la NFL, NBA, el masters de Augusta, Wimbledon, el Giro de Italia, el Mundial de la FIFA, la Champions League, la Liga, la UFC y la Fórmula 1. Es decir, Disney quiere un Netflix del deporte, pero con capacidad de realizar apuestas, posibilidad de participar en juegos fantasy, comprar y comunicarse con otros usuarios. Para la compañía de Mickey Mouse, estos elementos “serán irresistibles para los jóvenes aficionados al deporte en particular”.

Por otro lado, FuboTV ya ha presentado una demanda antimonopolio contra esta alianza, por considerar que se trata de una extrema supresión de la competencia en el mercado de streaming deportivo estadounidense“. Resta saber cuál será el recorrido de esta denuncia y si conseguirá evitar la fusión de las tres plataformas de streaming deportivo.

El ‘fantástico’ Pedro Pascal y Toy Story 5, planes para la gran pantalla

Para la gran pantalla, Disney también tiene un plan definido. Si bien desde que llegó Bob Iger la consigna es priorizar la calidad al contenido, abandonando la estrategia de producir el máximo de obras posibles, el panorama actual de la industria del entretenimiento aconseja prudencia. Cambiar el rumbo de un trasatlántico, tal y como está la marea en las salas de cine, requiere de mucha pericia. En este sentido, Bob Iger señaló a principios de febrero que “teniendo en cuenta la situación y lo que implica sacar a la gente de sus casas para ver una película, inclinarse por las franquicias que son familiares es lo adecuado“.

Sin embargo, Bob Iger señaló a principios de febrero que no se estaban “durmiendo en los laureles”. El veterano directivo reconoció que, “en su celo por incrementar el volumen, debido en parte al plan de atraer más suscriptores para nuestra plataforma streaming, algunos de nuestros estudios perdieron un poco el foco“, refiriéndose a la mala calidad de buena parte de ese contenido producido a machamartillo. Por ello, el primer paso es “reducir el volumen”, lo cual se ha hecho, sobre todo, en Marvel. Posteriormente, para revertir esta situación, Iger señala que se hagan tres cosas: asegurarse de que las películas son mejores, eliminar los proyectos en los que no se tiene confianza, apostar por los que se tiene buenas expectativas y establecer buenas colaboraciones.

El cambio de planes con ‘Moana’ es el fiel reflejo de esta nueva línea de actuación. La continuación de la exitosa cinta estaba destinada para la pequeña pantalla, sin embargo, Disney ha optado por realizar una película secuela: ‘Moana 2’. Es decir, a corto plazo, sólo irán a la gran pantalla aquellas películas que puedan dar buenos resultados en taquilla. Las obras deben tener un grado óptimo de calidad, pero esto no es un requisito imprescindible. Así, Disney estrenará este año ‘El Reino del Planeta de los Simios’, ‘Inside Out 2’, ‘Deadpool & Wolverine’, ‘Alien: Romulus’ y ‘Mufasa: El Rey León’.

Asimismo, en 2025 Disney probará suerte, otra vez, con los Cuatro Fantásticos, historia de la cual ya se han hecho dos adaptaciones distintas (2005 y 2015) y una secuela de la primera cinta (2007), las cuales no tuvieron el éxito esperado. Para ello, la firma de Bob Iger confiará en Pedro Pascal, quien lidera el reparto de un filme clave para reavivar el género de superhéroes, el cual parece estar agotado. La gallina de los huevos de oro durante estas últimas dos décadas fue Marvel, que desde 2008 ha ingresado 30.000 millones de dólares en taquilla. Del éxito de esta historia, que fue la primera creación de Stan Lee y Jack Kirby, depende el futuro de Disney en la gran pantalla.

Happy Valentine’s Day from Marvel’s First Family! Pedro Pascal, Vanessa Kirby, Ebon Moss-Bachrach, and Joseph Quinn are The Fantastic Four.

Marvel Studios’ #TheFantasticFour, in theaters July 25, 2025. pic.twitter.com/dOmLG0m7ie

— Marvel Studios (@MarvelStudios) February 14, 2024

Además, el año que viene se estrenará ‘Captain America: Brave New World‘, la cuarta película del icónico superhéroe, cuya historia volverá a las salas de cine nueve años después del estreno del último filme, Civil War. También se estrenarán otras secuelas como ‘Zootopia 2’, así como una nueva entrega de Avatar. Siguiendo el ‘método secuelas’, en 2026 se estrenarán Frozen 3, la quinta entrega de Toy Story y una película sobre las aventuras de el Mandaloriano y Grogu, más conocido como ‘baby’ Yoda.

“Y dame, luego, el rojo fuego para ser como tú”

En suma, la industria del entretenimiento se ha convertido en un territorio cada vez más peligroso para Disney. El streaming abrió la puerta a duras competidoras que han sabido modular su estrategia de oferta y precio, adaptándola a las necesidades del momento. Incluso han sabido integrar el deporte, cuyo interés no para de crecer a nivel global. De hecho, estos son los rasgos que han permitido a Netflix conservar su corona del streaming: producción de películas laureadas por la crítica, aumento de los precios y apuesta clara por el deporte en su contenido.

Esta hoja de ruta no ha pasado inadvertida para Iger, quien además se ha fijado en la inversión que hizo Microsoft en el sector de los videojuegos al adquirir Activision Blizzard. Para Disney, esta rama constituye el principal polo de atracción de las nuevas generaciones, las cuales ya no aguardan con ilusión ir al cine a ver las aventuras de Woody y Buzz Lightyear. Captar simultáneamente a los más jóvenes y a la generación que creció con Mulán es clave para que Mickey Mouse vuelva a reinar en la industria audiovisual.

WhatsApp

TwitterTwitterLinkedin

BeloudBeloud

Te podría interesar