La inesperada caída de Japón lleva a un país europeo a convertirse en la tercera economía del mundo

La inesperada caída de Japón lleva a un país europeo a convertirse en la tercera economía del mundo

Un país europeo vuelve a tener el honor de ocupar una plaza en el podio de la economía mundial, algo que no sucedía desde hace casi dos décadas. Esto era algo que no se encontraba en las previsiones de casi nadie. Todo hacía indicar que ningún país de Europa, el Viejo Continente, volvería a entrar al club de los ‘elegidos’, las tres economías con un PIB más grande del mundo. Sin embargo, una auténtica carambola ha permitido que Alemania se alce hasta la tercera posición, desplazando a una economía de Japón, que ha sufrido una recesión y la debilidad de su divisa, el yen.

Con todo, Japón ha perdido su lugar como tercera economía más grande del mundo frente a Alemania. Japón, que llegó a ser durante varios años la segunda economía más grande del mundo, informó el jueves de que había sufrido dos trimestres consecutivos de contracción: su PIB cayó un 0,4% sobre una base anualizada en el cuarto trimestre después de una contracción revisada del 3,3% en el tercer trimestre.

Aunque suene un tanto duro, lo cierto es que este es un ‘sorpasso’ entre dos economías moribundas que se arrastran por seguir creciendo. El adelantamiento de Alemania (que está viviendo crisis particular) se ha producido por una serie de factores que han coincidido en el tiempo y que han permitido maquillar su PIB nominal, pero que poco tienen que ver con una mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos.

La desgracia de Japón y la carambola de Alemania

El PIB del cuarto trimestre estuvo muy por debajo de las previsiones de un crecimiento del 1,4% en una encuesta de economistas de Reuters. Una recesión se define en términos generales como dos trimestres consecutivos de contracción. En términos intertrimestrales, el PIB cayó un 0,1%, en comparación con un aumento del 0,3% esperado en la encuesta de Reuters. Para todo 2023, el PIB nominal de Japón creció un 5,7% durante 2023, hasta alcanzar los 591,48 billones de yenes, o 4,2 billones de dólares, según el tipo de cambio medio en 2023.

Alemania, por otro lado, vio crecer su PIB nominal un 6,3% hasta alcanzar 4,12 billones de euros, o 4,46 billones de dólares, según el tipo de cambio medio del año pasado. El PIB nominal mide el valor de la producción en dólares corrientes, sin ajustar por inflación y teniendo en cuenta el tipo de cambio. Es decir, es una vara de medir un tanto engañosa, puesto que un país que sufra una fuerte inflación y además disfrute de una apreciación de su moneda puede ver incrementado su PIB nominal en dólares de forma drástica, aunque sus ciudadanos disfruten de una economía ‘real’ más pobre.

Hay que remontarse a 2006 para encontrar a Alemania entre las tres mayores economías del mundo. Entonces, China era todavía la cuarta economía por PIB global. Ahora, el ‘gigante asiático’ es la segunda economía del mundo por mucho, solo por detrás de EEUU, cuyo PIB a precios corrientes sigue siendo el más grande, pero en paridad de poder adquisitivo (eliminando la distorsión de los precios) cae a la segunda plaza, por detrás de China.

La preocupante recesión de Japón

Algunos analistas ven grandes debilidades y prevén incluso una nueva contracción en el trimestre actual, ya que la débil demanda en China, la atonía del consumo y la paralización de la producción en una unidad de Toyota Motor apuntan a un camino difícil para la recuperación económica y la formulación de políticas monetarias.

“Lo que más llama la atención es la atonía del consumo y los gastos de capital, pilares fundamentales de la demanda interna”, asegura Yoshiki Shinke, economista ejecutivo del Instituto de Investigación Dai-ichi Life. “La economía seguirá careciendo de impulso por el momento, sin impulsores clave del crecimiento”.

El ministro de Economía, Yoshitaka Shindo, subrayó la necesidad de lograr un sólido crecimiento de los salarios para apuntalar el consumo, que describió como “falto de impulso” debido a la subida de los precios.

“Entendemos que el Banco de Japón examina exhaustivamente diversos datos, incluido el consumo, y los riesgos para la economía a la hora de orientar la política monetaria”, ha asegurado en una rueda de prensa tras la publicación de los datos, cuando se le preguntó por el impacto en la política monetaria del Banco de Japón.

El yen se mantenía estable tras conocerse los datos y se situaba en el momento de elaboración de este artículo en 150,22 por dólar, cerca del mínimo de tres meses alcanzado a principios de semana.

Por otro lado, cuando se contabiliza a la Eurozona como una única economía, es cierto que entonces se puede decir que hay una economía europea entre las tres primeras, siempre que se mantenga el bloque del euro. Aun así, la zona euro tampoco vive un buen momento. La economía de la eurozona se estancó en el cuarto trimestre del pasado año, con una tasa de crecimiento del 0%, pero el empleo en los países de la moneda común subió un 0,3% en el mismo periodo, según los datos publicados este miércoles por Eurostat.

La oficina de estadística comunitaria confirma así que la zona euro evitó la recesión técnica en el cierre de 2023, en la que habría entrado si hubiera registrado una tasa negativa entre octubre y diciembre que se sumase a la observada en el tercer trimestre, del -0,1%.

WhatsApp

TwitterTwitterLinkedin

BeloudBeloud

Te podría interesar