Saiz planea la ‘operación retorno’ de 1,7 millones de españoles en el extranjero

Saiz planea la ‘operación retorno’ de 1,7 millones de españoles en el extranjero

La Seguridad Social está preparando un Plan Estratégico de españoles en el exterior y personas retornadas con el objetivo mayúsculo de atraer y facilitar la vuelta de casi 1,7 millones de personas en edad de trabajar (entre 16 y 64 años) y con la nacionalidad española viviendo en el extranjero. El Ministerio hará especial énfasis en los profesionales sanitarios, la educación, así como el área social y cultural. Esta iniciativa es paralela a Ley de Extranjería o a iniciativas puntuales por motivos de fuerza mayor, como los conflictos en Ucrania o Gaza.

La cartera que dirige Elma Saiz incrementará el presupuesto de las prestaciones destinadas a este tipo de personas retornadas, en especial las ayudas asistenciales en el exterior, y los convenios en materia de sanidad. El objetivo es recuperar la inversión española en capital humano, algunos de ellos ya como mano de obra formada, que han emigrado por las diversas crisis en la denominada fuga de cerebros: pérdida de talento humano cualificado.

El organigrama del Ministerio se amplió en la rama de Migraciones: de la secretaría de Estado, que lidera Pilar Cancela, crearon una dirección general específica, la de Ciudadanía Española en el Exterior y Políticas de Retorno, con María Elena Bernardo Llorente al frente. Esta última venía de ser la subdelegada del Gobierno en Madrid y ha desarrollado su carrera entre el empleo y las políticas territoriales, y con su nombramiento en diciembre se dio el pistoletazo de salida al proyecto.

Este área dentro del Ministerio persigue la ya conocida aspiración de retornar a españoles expulsados por las diversas crisis vividas. El Gobierno está trabajando para que este Plan Estratégico de Retorno recoja medidas socio-laborales que faciliten el retorno y la inserción de españoles y españolas procedentes del exterior, incrementando los recursos destinados a este tipo de políticas y a la inserción profesional de los nacionales retornados.

El proyecto está arrancando, indican desde Seguridad Social, y se está abordando de forma interna y en diálogo con las Comunidades Autónomas y las administraciones locales. Está por conocer la posible implicación de los servicios públicos de empleo regionales o de otras carteras, como Trabajo, Derechos Sociales o Vivienda pensando en subsidios o ayudas públicas básicas que atañen a lo laboral, a las familias o al hogar y que incentivarían las posibilidades de retorno de los españoles que viven fuera de nuestras fornteras. Tampoco si están trabajando de manera conjunta con los sindicatos y los representantes de las empresas en este proyecto.

Entre los diversos objetivos de este proyecto incipiente, “el Plan Estratégico plantearía, entre otras medidas posibles, un impulso del Programa Jóvenes Emprendedores en el Exterior” con actividades dirigidas al emprendimiento y a la creación de empleo y formación especializada de los jóvenes que han emigrado. “Esta medida ayudará crear valor en el exterior y reforzar el talento de nuestra juventud, favoreciendo así también las oportunidades de retorno con proyectos consolidados”, defienden desde el Ministerio de Seguridad Social.

Rentabilizar la inversión

Cómo atraer de vuelta a mano de obra española, trabajadores en la edad óptima para trabajar formados por el sistema educativo español, es una pregunta que no tiene una sencilla respuesta. “El país receptor de ese capital humano no ha asumido el coste de formación que si ha tenido España u otro país. El retorno de ese capital humano ahora con una mayor experiencia, nos llevaría a de alguna manera a otro tipo de retorno, que es la recuperación de la inversión realizada en su día en formación“, apunta Damàs Basté, profesor de EAE Business School y executive coach, experto en la gestión del talento en personas y equipos en procesos de cambio.

“La paradoja es que para que se de ese retorno de las personas y de lo invertido, habrá que hacer una nueva inversión”, explica el profesor Basté, que pondría el foco en el análisis de las motivaciones que llevaron a este perfil a abandonar España; y que reflexiona sobre cómo hacer de España un país más atractivo y capaz de recuperar capital humano.

Un reciente estudio elaborado por BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) estimó el impacto de la pérdida de mano de obra formada por España para un ejercicio en concreto. Los 400.000 españoles con estudios superiores que salieron del país en 2022 supone una pérdida de riqueza de 155.000 millones de euros, el equivalente al 1% del valor total de la mano de obra de la que dispone la economía española. El número de personas que decidieron abandonar España para buscar oportunidades laborales en otros países registró un repunto tras la pandemia.

Por continentes, es América quien alberga un mayor número de españoles residentes, con algo más de un millón. Destaca el elevado número de residentes españoles en países como Argentina, México, Brasil o Venezuela, a los que históricamente emigraron españoles hace varias décadas.

Europa cuenta con casi 700.000 residentes. En este caso, destacan países como Alemania, Reino Unido, Francia o Suiza, países que también han sido históricamente lugar de destino de españoles en décadas pasadas. De hecho, si se miran los datos de mayores de 65 años, en algunos de estos países (Argentina, por ejemplo), vemos que el número es también bastante elevado, lo que nos puede ayudar a concluir que se trata de los descendientes de estas personas.

WhatsApp

TwitterTwitterLinkedin

BeloudBeloud

Te podría interesar